- "[...] Since you've been such an inspiration for people around... Wow, man! You just ran into a big pile of dogshit!"
- "It happens."
- "What? Shit?"
- "Sometimes."
("Forrest Gump")

lunes, 17 de enero de 2011

Cartas a la señora Hernández (III)

Estimada (de verdad) señora Hernández:

Espero que usted ya esté casi repuesta de su resfriado (¿o gripe?), y que al señor muy alto le haya pasado unos virus menores y debiluchos. Si les sirve de consuelo a los dos, aquí en Montreal la gripe y la gastroenteritis están en su apogeo y han colapsado las urgencias. Hoy acaban de llamarme del hospital infantil para que vaya a trabajar y me lo estoy pensando, porque a menos de dos semanas de la operación (aún no tengo fecha, pero Oncólogo Competente me dijo que antes de febrero) no me apetece nada atrapar la gastro, la gripe, o, con mi buena suerte legendaria, una combinación de ambas.

Yo estoy disfrutando bastante de la buena forma que mantengo por el momento: el paseo en raquetas de ayer me encantó, me descubrió un rincón de Quebec que no conocíamos ni monsieur M. ni yo  (en su caso, algo inaudito, porque con todo lo que viaja por su trabajo no queda un guijarro en esta enorme provincia que mi intrépido bigfoot de marido no haya explorado ya).

Esta semana pasada también he aprovechado para hacer lo único que puede hacer una para prepararse de verdad a vivir un momento trascendente que le recuerda su propia mortalidad y la futilidad de la vida, como es enfrentarse a una enfermedad seria: ir a la pelu e irme de compras. Me he comprado dos pijamas y una bata nueva. Porque me pincharán, operarán, hormonarán y freirán el pobre pecho al microondas, (y quién sabe cuántas indignidades más), pero no me pillarán hecha una facha, oh no. Uno de los pijamas es muy apropiadamente quebequés: está estampado con ciervos y bocadillos saliendo de sus bocas diciendo: "Oh, deer". En la pelu he invertido un mínimo, vamos, estricto mantenimiento, tampoco es cosa de dejarme una fortuna si luego resulta que en unos meses voy a ser la versión femenina de Kojak. Por la misma razón a partir de ahora tengo una excelente excusa para dejar de depilarme.

También he pasado bastante por el gimnasio y me he puesto tibia a sushi, pero nada de ello tenía que ver realmente con mi salud física, sino más bien con la mental (HADORO, HIDOLATRO el sushi). En la misma línea de prepararme para los tiempos duros que se avecinan, me metí en la librería en línea que he evitado virtuosamente durante este último año y me compré el último libro de Louise Penny (es un talento tan desconocido que aún ni la piratean) y varios cómics de Cathy (que venero), con títulos tan estupendos como "Shop till you drop, then sit down and buy shoes", "14$ in the bank and a 200$ face in my purse" y "Another saturday night of wild and reckless abandon".

Mientras le escribo (o lo intento, porque Alfonso no para de interponerse y lanzarle zarpazos al monitor), tengo masa de bollos de canela leudando en la mesa de la cocina. Mañana pienso desayunar en una orgía de café, cómics y cinnamon buns. Todo ello muy bueno para lo mío, me consta.

Mil perdones por soltarle las chapas que le suelto. Dése por abrazada, les envío -a usted y a ese señor tan alto con el que vive- vibraciones de tisanas con miel y jengibre, ya que no le puedo enviar las tisanas, cosa que sería mucho más práctica (llegarían frías). A Pinito, le mando una amonestación amistosa. No, no sé si ha hecho alguna maldad, pero estoy segura de que en un momento dado la hará, así que me anticipo.

Sinceramente suya -de usted- y realmente plasta,

Arantza

PD: (En mis compras preparatorias tengo que pensar en empezar a mirar tiendas de pelucas, porque mi amiga Edith se casa este verano y si me pilla calva como que una pamela me caería fatal. Estoy pensando en una peluca enorme y rosa.)

PD 2: (Pensándolo mejor, igual me calmo un poco en lo que respecta al tamaño de la peluca, mi amiga puede terminar odiándome mucho si lo único que comenta la gente que vea su álbum de fotos es: -"Ah, ¿también invitaste a una drag queen?)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada